sábado, 15 de julio de 2017

La forma -de- vida

Un viviente no puede nunca ser definido a través de su obra, sino sólo a través de su inoperosidad, es decir, del modo en que manteniéndose, en una obra, en relación  con una potencia pura, se constituye como forma -de- vida, en donde ya no están en cuestión  ni la vida mi la obra, sino la felicidad. La forma -de- vida es el punto en el que el trabajo de una obra y el trabajo sobre si coinciden perfectamente.  Y el pintor, el poeta, el pensador -y, en general cualquiera que practique un 《arte》y una actividad- no son los sujetos soberanos titulares de una operación  creadora y de una obra; son, más bien, vivientes anónimos que, contemplando y haciendo siempre inoperosas las obras del lenguaje,  de la visión y de los cuerpos, buscan tener la experiencia de si mismos y de mantenerse en relación  con una potencia, es decir, de construir su vida como forma -de-vida.
Giorgio Agamben -El fuego y el relato-   





miércoles, 5 de julio de 2017

"la infancia que vuelve"

_ “¡Soy la bordadora!”, decía en un sueño hace unos días.

Un sueño en el que ingresaba clandestinamente a un lugar para apropiarme, ocultar o quizás devolver algo, algo que no puedo precisar que era, casi no era, no había nada allí.
Claramente en falta y descubierta in fraganti por dos mujeres ancianas que llegaban,     me   justificaba   diciendo:   “soy la bordadora,   ¿se acuerdan de mí cuando era niña?”.
Ellas, como si nada, ignorando mi incómoda situación, tomaban sus lugares en un mostrador y con toda la dulzura imaginable me decían: “quédate acá”, y me daban un gran libro de tejido.

_ ¿Quién soy? ¿Adónde arrojar esa pregunta? ¿Para qué?.


¿Adónde   si   no   a   la   fuente   del   misterio,  al   ensoñamiento   de   las primeras palabras, al yo balbuceado?.
¿Para qué sino para abrazar esa nada?,
para ser amada.

Leía hoy un hermoso artículo sobre la infancia y lo infantil  que escribieron Jose Luis Juresa y Alexandra Kohan, que  concluye así: _"lejos de tener las cosas claras, se trata de saber hacer con la opacidad. Se trata de no infantilizarnos en el rechazo a la sorpresa, a la contingencia, a la ocurrencia. Se trata de la infancia que vuelve."

Se trata..

Claudia Martínez

Artículo citado:
http://www.polvo.com.ar/2017/06/la-infancia-que-vuelve/



martes, 4 de julio de 2017

Vivir no es narrable



Claudia Martínez - "el árbol de la vida" - 1.00 x 1.00 m




..." Cuán presa debo haber vivido para sentirme ahora más libre sólo por no tener más miedo a la falta de estética... Todavía no presiento lo que habré ganado. Poco a poco, quién sabe, lo iré percibiendo. Mientras tanto el primer tímido placer que estoy teniendo es el de constatar que perdí el miedo a lo feo. Y esa pérdida es de una tal bondad... Es una dulzura.
Quiero saber lo que al perder he ganado. Por el momento no lo sé: solo al revivirme es que voy a vivir.
¿Pero cómo revivirme? Si no tengo una palabra natural que decir. ¿Tendré que construirme la palabra como si fuera a crear lo que me pasó?.
Voy a crear lo que me pasó. Sólo porque vivir no es narrable. Vivir no es vivible. Tendré que crear sobre la vida. Y sin mentir. Crear sí, mentir no. Crear no es imaginación, es correr el gran riesgo de poseer la realidad."...
Clarice Lispector - "La pasión según G.H."






sábado, 1 de julio de 2017

¿podemos hablar de materia?

Dice el diccionario:

  1. Componente principal de los cuerpos, susceptible de toda clase de formas y de sufrir cambios, que se caracteriza por un conjunto de propiedades físicas o químicas, perceptibles a través de los sentidos. Sinónimo: sustancia.
  2. Parte material o física de la realidad, en contraposición al espíritu. "La materia nos ata al mundo".

Atarse al mundo...
Podría tratarse de encontrar una ventana por donde mirarlo, una ventana que sería la invención de la propia mirada.
Pintar es mirar sin palabras.
Pintar es buscar y perder esa ventana cada vez. Desatarse y atarse al mundo de las formas.
CM.

















miércoles, 21 de junio de 2017

“Wilka Kuti”

Claudia Martínez

Con los hermanos aimaras, quechuas y guaraníes, recibiendo los primeros rayos del sol y el “Wilka Kuti”, el nuevo año andino amazónico, el 5524 coincidente con el solsticio de invierno austral, con el día más corto y la noche más larga.
La tradición invita a levantar los brazos al cielo para recibir la potente energía que se produce con la salida del sol.

Arriba dormilones girasoles, girando una vez más, siempre a pérdida pero moviéndonos, “con la esperanza entre los dientes”.

jueves, 1 de junio de 2017

Acto - 1




El acto creador implica lo inhumano de la existencia de cada uno.
El estilo en la creación no anhela piedad, no se queja de la espera de alguna compasión, no se detiene por elegir. La creación toma. La posición creadora deja rayas silenciosas en el real silencio del mundo, estas rayas serán leídas muchas veces. El acto creador no persuade a nadie. No precisa ni oferta identificaciones, ya que no requiere rebaños ni seguidores.
La inspiración no elige, la inspiración toma. La profesión suele ser, para los artistas y para los psicoanalistas y para muchos otros, una inmensa miopía con una gran joroba. Suele servir para adormecer ese sentimiento de vacío y esa convicción de la falta que es condición del acto creador. Esta condición del acto creador no se enseña, se posee, se toma. Cuando se lo soporta, simplemente se la ejerce.

Alejandro Ariel - Una poética del estilo.



domingo, 2 de abril de 2017

Lúcuma- familia de las sapotáceas, originaria y nativa de los valles andinos.


Lúcuma proviene de la palabra quechua lluku uma ( cabeza de anciano ). Lluku uma > luku uma > lukma > lúkuma.
 La cultura Moche representó en su arte a la lúcuma, como parte de su fascinación con los productos agrícolas. Su madera se empleó para la construcción del santuario de Pachacámac, donde en 1938 se halló un tronco de singulares dimensiones tallado como figura totémica.  La evidencia apunta a que el pico de su cultivo tuvo lugar en la época de la cultura mochica, alrededor del siglo I al VII D.C.


Dice de esta fruta un refrán peruano que es "madera disimulada" .
La lúcuma es una fruta de bajo perfil, que esconde un sutil  sabor amaderado, con cierto parecido al jarabe de arce.

 Entró en la historia por la leyenda de Kon-Iraya, que era el mismo dios Wiracocha, que decidió, tomando la forma humana de un mendigo, constatar hasta donde podia llegar el egoismo humano. Sólo se conmiseraron de él  los más humildes. El dios, por tal gesto, los premió con la fertilidad de sus tierras.

Cuando los españoles llegaron al Perú, no se sintieron atraídos por la lúcuma, es más, la llamaban “alimento de indios” de manera despectiva. Sin embargo, en el siglo XX se descubrió su enorme potencial para la repostería, siendo ahora uno de los productos más demandados en el mundo por su sabor, y no sólo por eso,  también posee propiedades nutritivas notables.

El mismísimo Garcilazo de la Vega, en 1609 decía que la lúcuma “es fruta basta, no nada delicada ni regalada, aunque toca antes en dulce que en agrio ni amargo, ni se sabe que sea dañoso para la salud, más que es manjar bronco y grosero".

Busqué  lúcuma en Perú, y la encontre en el hermoso Mercado de Pisac en Cuzco.



Esa noche después de las caminatas pretendí comerla, ciertamente encontré que era imposible. Bien parecida por su textura a una madera. Me traje las otras dos en la valija y prepare ni bien llegué una rica salsa que fuimos comiendo con helados y tortas.

Guarde las semillas en un recipiente con un poco de agua, no quería que terminara el misterio.
Grande fue mi sorpresa y felicidad el día que ví que había brotado.
Me sentí responsible de su cuidado. Presentí que el agua ya no era el medio, así que la cubrí de tierra y la dejé en una maceta.

Esta mañana estaba ahí.




Yo espero a mi lúcumo.

Mientras tanto,  siento en mis manos esa hermosa inquietud que me hace suponer que en mi taller creceran frutos de lúcuma.  

martes, 21 de febrero de 2017

COMAMOS Y BEBAMOS

Claudia Martínez - óleo s/ tela -50 x 50 cm -


"...  Quedar
con hambre ante el banquete
y celebrarlo es rasgo
de lo lírico. Lleno
allí, y lo vacío dentro

Lo visto y lo siempre
oculto a la mirada
Comamos y bebamos
lo que no está porque es
centro es lo que está "


de COMAMOS Y BEBAMOS de Diana Bellessi

martes, 31 de enero de 2017

infierno es el mundo sin los otros



"He tratado de no dejarme atontar por el lema El Hombre Ha Muerto. Hemos aprendido que el infierno son los otros, ahora debemos aprender que el infierno es el mundo sin los otros".
Jean Améry.


Claudia Martinez - 2017

martes, 3 de enero de 2017

Recibiendo al 2017 en Santa Ana



Laura




Gustavo, Marion, Sebastian y Nathalie









Marion, Sebastian y Bellota




Henri

Sebas, Marion, Henri, Nathalie, Gaby y Dani




miércoles, 7 de diciembre de 2016

en exposición



Hasta el 28 de Diciembre podes visitarla de miércoles a viernes de 18:30 a 20:30 hs (días hábiles) o podes consultar por otros horarios en Espacio Colegiales 5217-5256
General Enrique Martínez 916




miércoles, 16 de noviembre de 2016

PERU / CUZCO

"¿La Compañía también la hicieron con las piedras de los incas? -pregunté a mi padre.
-Hijo, los españoles, ¿qué piedras hubieran labrado en el Cuzco? ¡Ahora verás!
Los muros del palacio y del templo incaicos formaban una calle angosta que desembocaba en la plaza.
_No hay ninguna puerta en esta calle _dijo mi padre_. Está igual que cuando los incas. Solo sirve para que pase la gente. ¡Acercate! Avancemos.
Parecía cortada en la roca viva. Llamamos roca viva, siempre, a la bárbara, cubierta de parásitos o de líquenes rojos. Como esa calle hay paredes que labraron los ríos, y por donde nadie más que el agua camina, tranquila o violenta.
_Se llama Loreto Kijllu _dijo mi padre.
Se da ese nombre, en quechua, a las rajaduras de las rocas. No a las de las piedras comunes, sino de las enormes, o de las interminables vetas que cruzan las cordilleras, caminando irregularmente, formando el cimiento de los nevados que ciegan con su luz a los viajeros."
"El viejo" - Los ríos profundos - José María Arguedas.









































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...